Oportunidades perdidas: una vez más, las personas más vulnerables son las más perjudicadas

20190401_Portada noticia IRPF

Oportunidades perdidas: una vez más, las personas más vulnerables son las más perjudicadas

A finales del mes pasado salieron publicadas las ayudas recibidas del estado a partir del 0.7% del cobro del IRPF que gestiona la Generalitat como competencia autonómica. Estas subvenciones se gestionan a través de la Federació Catalana d’Autisme (FECA): todas las entidades miembro presentan sus proyectos y la FECA los envía al departamento correspondiente. Esto se hace de esta manera desde que hace dos años la administración pidió que se aglutinaran todas las demandas particulares de las entidades bajo el paraguas de una sola representación.

Las resoluciones del IRPF de este año son un desastre: se han presentado más proyectos que nunca (19 para ser exactos, de los cuales 8 han sido descartados) y se han reducido las ayudas. Las entidades se están profesionalizando, se están especializando en autismo y la respuesta por parte de la administración es dotarlas de menos ayudas. Esto supone una pérdida de capacidad por parte de las 14 entidades que forman la FECA de ofrecer los servicios necesarios no sólo a las más de 2.500 familias que atienden, sino a las más de 10.000 personas del entorno de estas familias (escuela, extraescolares, comunidad…) que también requieren formación, información y sensibilización.

Los argumentos de la Generalitat son que se han priorizado otras realidades sociales y que el Estado ha destinado los mismos fondos a Cataluña (31 millones de euros) que el año pasado a pesar de que la recaudación del IRPF ha sido superior a la del ejercicio anterior en 11 millones de euros, que se han asignado a otras comunidades autónomas.

¿Qué pensamos sobre todo esto?

Respetamos la decisión de la Generalitat de destinar más fondos a otras problemáticas. Vivimos unos tiempos demográfica, migratoria y socialmente muy complicados y entendemos el cambio de prioridades. El que no acaba de entender la administración es que el autismo no es una condición pasajera. El autismo no se revierte, no se cura, y se necesita mucha continuidad para hacer efectivas las diferentes intervenciones.

Además, el autismo no afecta a la persona que lo tiene, sino que afecta a todo su alrededor: familia, escuela, amigos, actividades, comunidad… ámbitos que también requieren apoyo, información, formación y sensibilización y para conseguir dichos objetivos se tiene que trabajar mucho, hacen falta muchos recursos a nivel de personal y es necesario que este personal esté formado y especializado.

Reduciendo los recursos que se destinaban a proyectos relacionados con el autismo y no permitiendo que nuevas entidades nacidas en territorios en los que hay la necesidad geográfica y social de gestionar el autismo de manera más profunda, la única cosa que se está haciendo es empeorar una situación ya de por si dañada y ciega a esta condición.

¿Cómo ha afectado a Junts Autisme esta resolución?

Desde nuestra entidad presentamos 3 proyectos: el proyecto EVI (Escuela de Vida Independiente, proyecto de vida adulta); el proyecto de apoyo a las familias; y un nuevo plan de voluntariado.

De estos tres proyectos se nos ha financiado uno, el proyecto EVI. Estamos muy agradecidos de la subvención recibida, pero nos hubiera gustado aún más recibir también una subvención para las otras iniciativas propuestas porque no son más que un reflejo de las necesidades reales y actuales de las familias que forman parte de la Fundación y de su entorno.

Junts Autisme ha sido una de las entidades que también ha recibido menos apoyo. El año pasado sí que se nos subvencionó el proyecto de apoyo a las familias y lo pudimos ofrecer de manera gratuita. Este año tendremos que buscar otros recursos para poder mantener este servicio en las condiciones en las que lo hemos estado ofreciendo hasta ahora, es decir, gratuidad y profesionalidad. Unas condiciones que no cambiaremos porque somos conscientes de los gastos económicos brutales a los que tienen que hacer frente las familias con niñxs y jóvenes con autismo.

Vista la situación, empezaremos en breve una campaña de recaudación de fondos privados a la que os invitamos a todxs a participar.

Datos y conclusiones

1 de cada 100 bebés nacidos en Europa tiene autismo y esta prevalencia va en aumento. En EEUU dónde se realizan estudios de manera periódica, el índice de personas con autismo ha llegado a 1 de cada 59 bebés el año pasado. Cada vez se diagnostica a una edad más temprana, cosa que es positiva, y cada vez se descubren adultos con autismo que no sabían que tenían esta condición.

El autismo existe y va en aumento. Las entidades que informan e intervienen en autismo existen y aumentan porque hay una necesidad clara de apoyo a las personas con autismo y a sus familias.

Necesitamos que las administraciones entiendan nuestras necesidades. Que se creen protocolos REALES de comprensión, gestión e inclusión del autismo en todos los ámbitos de la vida diaria: educación, sanidad, trabajo, cultura, sociedad.

El  hecho de hacer que la administración sepa todo esto es responsabilidad de todxs: de las entidades que trabajamos incansables por conseguir que nos hagan caso; de las familias, que con su presión y experiencia pueden conseguir mucho más de lo que creen, y de todxs aquellos y aquellas que conozcáis el autismo.

Alcemos la voz. Hablemos de autismo. ¡Que nos vean!

comunicacio
comunicacio@juntsautisme.org
No Comments

Post A Comment