Un taller para entender la diversidad

20190208_Taller sobre diversitat

Un taller para entender la diversidad

Un chico que viene a la Fundación desde que era muy pequeño empezó el instituto este pasado septiembre. Este cambio fue muy importante y ha significado todo un reto, tanto para él, como para sus padres, sus nuevxs compañerxs y profesorxs.

Para facilitar las cosas y conseguir que dentro del ambiento escolar lxs compañerxs de clase le entendieran un poco mejor, Noelia Saldon, una de nuestras coordinadoras, junto con Alba Abad y Angela Silva, terapeutas de la entidad que trabajan con ellos, hicieron un taller en su clase junto con el tutor y la psicopedagoga del instituto.

Estructura del taller

Para trabajar las diferentes áreas en las que este chico presenta más dificultades y hacer que sus compañeros entendieran qué se siente al tener que afrontarlas cada día, se dividió el grupo clase en cinco subgrupos diferentes, con material diferente. El objetivo era entender por qué este chico es como es: “Realmente ellxs ja saben cómo es, pero no saben por qué es así. La idea de hacer los talleres me la dio la madre del chico y nos pareció genial”, nos explica Noe.

En cada grupo había un/a protagonista, que era el/la responsable que hacía la tarea; el/la portavoz, que al final hacía una reflexión de grupo frente a toda la clase y los/las otros miembros del grupo que se encargaban de la organización de las tareas.

Grup 1: Mensaje secreto

Se cogieron tres bolsitas de diferentes colores: la roja era un mensaje en ruso que lxs niñxs debían descrifrar; la naranja contenía el mismo mensaje en latín; y la verde, era el mensaje en ruso y con pictogramas.

El mensaje secreto era: “Spiderman es un superhéroe [porque a este chico le gustan mucho los superhéroes] que lleva camiseta roja y pantalones azules”, se veía a Spiderman pero el resto del mensaje no se entendía.

Primero se dio la bolsa roja: la dinámica que se adoptó fue la misma que pueden adoptar los alumnos con este chico en algún momento, es decir, decir a lxs chicxs que era muy fácil de descifrar, que cómo era que no lo podían hacer. Descifrar el mensaje en ruso era imposible. Después entregaron la bolsa naranja y finalmente, con la verde, se pudo descifrar el contenido secreto.

Grupo 2: El zapato

Con el chico del que os hablamos, ahora estamos trabajando hacer el nudo del zapato, por lo tanto, adaptamos un zapato para que fuera difícil de deshacer: “Pasé el cordón y en las dos puntas hice dos nudos, al principio y al final, porque no lo pudieran sacar por el agujero”, el objetivo de cada grupo era poner el pie dentro y hacer un lazo, cosa complicadísima en esas circunstancias.

Grupo 3: La chaqueta

Se pidió una chaqueta a la familia y se cosieron cuatro puntos para que no se pudiera bajar la cremallera: “Petaron los cuatro, pero les costó mucho, y lo consiguieron porque reventaron la cremallera y se abrocharon la chaqueta con los velcros”, a pesar de que el objetivo era ponerse la chaqueta con la cremallera, se lo dieron por bueno porque ya habían percibido la dificultad.

Grupo 4: Escribir

Se dieron a lxs niñxs unos rotuladores sin punta, bolígrafos sin tinta, pinceles secos, pinturas que no se abrían y que, si se abrían, estaban secas y no pintaban…: el objetivo era poner los nombres de los componentes del grupo en el papel: “La manera de escribir los nombres de los componentes fue romper el rotulador y coger la tinta de dentro para apuntarlos”. Búsqueda de recursos. Reinvención de las posibilidades. Descubrimiento de nuevas capacidades.

Grupo 5: El habla

Para que lxs compañerxs de este chico experimentaran su dificultad en el habla se les dio unos trabalenguas y el protagonista del grupo tenía que decirlos con los dientes pegados. Los demás miembros del grupo tenían que entenderlo. Lo consiguieron, ¡pero les costó lo suyo!

Las reflexiones

Una vez acabados los talleres, nuestro protagonista salió de la clase y sus compañerxs hicieron puesta en común de sensaciones y reflexiones que les habían provocado las actividades.

Cuando se les planteó la posibilidad de que estas cosas les pasaran cada día, continuamente, lxs chicxs vieron que quizás las cosas no eran tan fáciles para su compañero: “También hicimos una lista de fortalezas y debilidades que nos enriquecen entre todos”, explica Noe.

Para acabar la sesión se hizo una ronda para poner de manifiesto las fortalezas de su compañero y qué podían aprender de él. Salieron cosas tan bonitas como la empatía, el buen humor, la habilidad que tiene para decir las cosas, aunque no sea hablando: “la psicopedagoga dijo que él la había dibujado llena de corazones, que a su manera le estaba diciendo que le daba mucha ternura a través del dibujo”.

La sesión acabó reforzando lo que lxs compañerxs habían hecho por este chico, se les agradeció su apoyo, y se les pidió que siguieran así, que tanto el chico como todos los demás estarían mejor y aprenderían muchas cosas.

comunicacio
comunicacio@juntsautisme.org
No Comments

Post A Comment